Volver al cole y al dentista

Septiembre es el mes de la vuelta al cole y la rutina. Es un buen momento para que los más pequeños vuelvan a la consulta y así comenzar el curso con la boca sana y bonita. ¿Por qué es tan importante visitar al dentista? 

Durante las vacaciones es habitual tener menos constancia en la rutina de higiene oral. Esto tiene especial importancia en los niños, que en general requieren la supervisión de los adultos durante el cepillado o el enjuague bucal. Además el verano es una época de excesos de todo tipo, como por ejemplo en alimentos ácidos y azucarados como los helados, los refrescos… El exceso de estos alimentos puede provocar complicaciones como la sensibilidad dental o el endurecimiento de la placa bacteriana entre dientes y encías. También favorece el desarrollo de caries dental, la patología más extendida entre los niños.

¿Por qué es importante acudir al dentista durante la infancia?

La vuelta a la rutina es un momento clave para hacer una revisión bucodental y detectar estas patologías a tiempo. Pero, ¿Por qué es tan importante que los pequeños visiten al dentista con regularidad? Estas son las claves:

  • Prevención. El mejor modo de evitar una enfermedad bucodental es prevenirla. El dentista puede detectar carencias en las técnicas de higiene. También puede recomendar técnicas de prevención oral adaptadas a los más pequeños.
  • Detección. Mediante una revisión rutinaria, el odontólogo puede detectar síntomas poco visibles a simple vista. La detección temprana de patologías como la caries es fundamental para que el tratamiento sea eficaz.
  • Mantenimiento. Una buena rutina de limpieza ayuda a mantener los dientes y las encías sanos. Pero acudir al odontólogo con regularidad es fundamental para un buen mantenimiento de la boca. En tratamientos como la ortodoncia, es muy importante realizar un buen seguimiento mediante visitas regulares.

A partir del primer aniversario o de la erupción de los primeros dientes, los niños ya pueden acudir a la consulta. A partir de entonces, se recomienda llevarlos al dentista una vez cada seis meses. En caso de comenzar tratamientos como la ortodoncia, es aconsejable acudir con más regularidad para realizar un seguimiento profesional.

Para mantener una boca sana durante todo el curso también es fundamental la higiene en casa. El mejor modo de prevenir una enfermedad bucodental es mediante técnicas de limpieza de calidad. En este sentido es muy importante inculcar a los más pequeños las principales técnicas de limpieza oral desde edades muy tempranas. Se recomienda supervisar su rutina de higiene hasta que tengan suficiente autonomía, así como el uso de productos de limpieza oral específicos para niños y las visitas regulares al dentista. Después de las vacaciones, cuida la sonrisa de los más pequeños en Dental Abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *