¿Qué conexión hay entre genética y salud oral?

  1. Genética y salud oral

En los últimos años numerosos estudios científicos han demostrado que hay una relación directa entre genética y salud oral. Esto no quiere decir que si tus progenitores han sufrido alguna enfermedad bucal como periodontitis vayas a sufrirla tú también, pero sí es posible que seas más propenso.

Concretamente, los genes que hayas heredado influirán en los siguientes aspectos:

La calidad de tu saliva

Tu carga genética juega un papel fundamental en la calidad de tu saliva, que determina en mayor o menor medida cómo de protegida está tu boca.

La saliva es una protectora natural de algunas enfermedades bucales, porque:

  • Neutraliza los ácidos y mantiene el PH de la boca.
  • Protege dientes y encías porque limpia y arrastra las bacterias que dejan los restos de comida.
  • Ayuda en la cicatrización de nuestros tejidos bucales.

Por estas razones, tener escaso flujo salival también puede provocar un mayor deterioro de las estructuras dentales, ya que a menor cantidad de saliva, menor protección. En conclusión, si genéticamente tienes una saliva de mayor calidad o produces más cantidad, estarás más protegido de patologías como las caries o enfermedades periodontales.

El esmalte de tus dientes

El esmalte es una capa de 2 a 3 milímetros de espesor que cubre los dientes. Curiosamente, es la parte más dura del cuerpo y está compuesto por la mineralización de algunas proteínas específicas.

Según tu genética, puede que tu esmalte se deteriore más fácilmente y consecuentemente, puedas sufrir caries con mayor facilidad.

Mayor riesgo de periodontitis

Como hemos visto, tu saliva y esmalte dental son algunos factores importantes que determinarán tu mayor o menor riesgo de sufrir caries. No obstante, hay otra enfermedad que también está relacionada con la genética a través de estudios científicos: la periodontitis.

La periodontitis es una enfermedad que afecta a las encías y que, en los peores casos, puede llevar hasta la pérdida de piezas dentales.

No obstante, hay muchos tipos de periodonditis —simple, agresiva, crónica…—. Del mismo modo, hay muchos factores que interfieren en su aparición y desarrollo, tanto ambientales (dieta, tabaco, higiene) como genéticos.

Puede que por genética puedas tener un mayor riesgo de sufrir periodontitis, pero si realizas una estricta higiene oral y visitas al dentista con asiduidad reducirás tus posibilidades de padecerla.

La vital importancia de una buena higiene oral

Aunque tu genética te haya brindado mayor predisposición a tener caries o periodontitis, tú y tus hábitos serán claves para evitar su desarrollo. Asegúrate de:

  • Mantener una dieta equilibrada y reducir la ingesta de dulces y bebidas azucaradas.
  • Cepillarte los dientes mínimo dos veces al día durante dos minutos. Debes cepillar por delante y por detrás cada pieza dental, y sin olvidar la lengua.
  • Usar hilo dental una vez al día.

Otro hábito muy importante que influirá de forma decisiva en tu salud oral son las visitas periódicas al dentista. Si por tu familia intuyes que es posible que tengas una tendencia mayor a desarrollar periodontitis o caries, realiza mínimo una visita anual con el dentista.

Es muy importante realizar un diagnóstico precoz, para poder identificar y tratar lo antes posible cualquier patología.

En Clínica Dental Abril estaremos encantados de estudiar tu boca y hacerte un diagnóstico sobre tu situación actual. Recuerda que la primera visita es gratuita, así que pide tu primera consulta desde aquí y velaremos por tu máxima salud bucodental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *