Sensibilidad dental: síntomas y consejos para evitarlo

  1. Sensibilidad dental
  2. Sensibilidad dental

Una de las sensaciones más satisfactorias durante los meses de calor es tomarnos una bebida refrescante, ya sea en nuestra casa o en una terraza. Sin embargo, a menudo este gesto tan sencillo puede repercutir en un incómodo dolor en nuestra boca. La sensibilidad dental es un tipo de trastorno muy común que provoca la aparición de dolor cuando nuestros dientes se exponen a determinados estímulos.

A continuación, te explicamos las causas de su aparición y las medidas que puedes tomar para no renunciar a refrescarte en verano o en cualquier otra época del año.

La sensibilidad dental, problemática habitual

También llamada hipersensibilidad dentaria, la sensibilidad dental suele manifestarse tras algo tan habitual como el consumo de una bebida fría o caliente, así como también ante otra clase de estímulos como la misma presión del cepillo de dientes o al masticar alimentos ácidos o dulces.

Existen muchas razones por las cuales podemos padecer de sensibilidad dental; algunas son transitorias, pero otras pueden estar relacionadas con enfermedades bucodentales como la caries o con signos de esmalte desgastado o un diente astillado. De modo que, si el problema persiste, es importante consultar con un especialista para que lleve a cabo un diagnóstico que nos saque de dudas. 

¿Qué puedo hacer para evitar este trastorno?

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los consejos que os indicamos a continuación para combatir la sensibilidad dental implican un cambio de hábitos; la clave del éxito dependerá de que logremos mantener una rutina saludable de forma prolongada en el tiempo. 

  • Cepíllate los dientes con asiduidad. Probablemente sea el consejo más recurrente de los especialistas, y lo es por muchas razones. La acción de los ácidos que provocan el deterioro de nuestros dientes y encías empieza aproximadamente 30 minutos después de comer, momento en que es recomendable lavarnos los dientes y proceder a la limpieza interdental para impedir su acción. 
  • Elige bien tus herramientas de higiene bucodental. Aunque todos conocemos la importancia de cepillarnos los dientes, a veces no prestamos atención a ciertos detalles que pueden provocarnos sensibilidad dental. Uno de ellos sería utilizar cepillos con cerdas demasiado duras, que provoquen un daño sistemático al esmalte dental. También, otro error recurrente consiste en no sustituir el cepillo de dientes o el cabezal del cepillo eléctrico cada tres meses, lo que provoca su progresivo desgaste y un efecto totalmente ineficaz en cuanto a higiene.
  • Los cambios de temperatura extremos. Si bien es muy natural no querer renunciar al consumo de bebidas frías o calientes, es importante tratar de no pasar de unos a otros de forma seguida. Los cambios muy bruscos son los que facilitarán la aparición de dolor en la dentina. 
  • A la primera señal de sensibilidad dental, visita a tu dentista. Un odontólogo te aconsejará el mejor tratamiento con base en un diagnóstico personalizado. De esta manera, nos aseguramos de que sea cual sea la causa de la sensibilidad dental no se vea agravada por el paso del tiempo y por no aplicar su debido tratamiento.

Siempre consulta con tu dentista para que te asesore sobre los efectos de la sensibilidad dental antes de tomar alguna medida por tu cuenta. En nuestra Clínica Dental Abril, tu clínica odontológica en Barcelona encontrarás especialistas dispuestos a solucionar tus problemas bucodentales y a embellecer tu sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *