Cómo combatir la sensibilidad dental en verano

La sensibilidad dental es una de las principales complicaciones bucodentales durante el verano. Tener los dientes sensibles provoca molestias y en ocasiones un dolor muy intenso al tomar bebidas muy frías. 

Estas molestias se deben a la pérdida de esmalte, que provoca la exposición de la dentina. Las terminaciones nerviosas de los túbulos dentarios provocan la sensación de dolor agudo al consumir ciertos alimentos como helados, bebidas muy frías… De este modo los dientes sensibles pueden alterar la calidad de vida del paciente y también la rutina de higiene bucodental.

Pero, ¿A qué se debe la sensibilidad dental? Existen diversas causas que provocan la exposición de la dentina. En muchos casos se debe a patologías como la caries y complicaciones como la retracción de las encías. En otros casos la sensibilidad se debe a un cepillado muy agresivo. Son muchos los pacientes que ejercen mucha presión con el cepillo, pensando que así consiguen una limpieza más profunda. En realidad lo que conseguimos es la erosión del esmalte e incluso la abrasión dental.

Entonces, ¿Cómo evitar la sensibilidad dental durante el verano?

Existen diversas pautas para evitar los dientes sensibles en verano. Una de las más importantes hace referencia a la alimentación. Es muy importante evitar los alimentos ácidos y muy azucarados. Los cítricos, zumos, refrescos… Estos alimentos erosionan el esmalte y provocan la exposición de la dentina. En algunos casos la erosión que provocan los ácidos causa hipersensibilidad dental. Para equilibrar los efectos de estos alimentos es recomendable tomar agua o leche después de consumirlos. Además es fundamental seguir una dieta equilibrada a diario. Para combatir los dientes sensibles, también es aconsejable potenciar el consumo de alimentos ricos en fibra.

Otra clave esencial para combatir los dientes sensibles en verano es la higiene bucodental. Recomendamos cepillar los dientes después de cada comida con movimientos suaves y circulares. Además es muy importante incorporar el flúor la rutina de higiene oral. Este mineral fortalece el esmalte y lo protege de la erosión.

Si a pesar de mantener estos cuidados notas un dolor muy intenso al comer alimentos fríos, no dudes en acudir a tu dentista de confianza. En Dent-Al aplicamos el tratamiento que más se ajuste a las necesidades de nuestros pacientes. Este verano, ¡Olvídate de los dientes sensibles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *