Cepillo manual vs. Cepillo eléctrico

Hoy en día tenemos muchas opciones para el cuidado bucodental: diferentes pastas dentales, cepillos… Qué tipo de cepillo dental es mejor: ¿Eléctrico o manual?

El cepillado dental diario es el primer paso para mantener una sonrisa sana y bonita. Si bien hace unos años el cepillo manual era la única opción para lavar los dientes, hoy existen todo tipo de cepillos eléctricos. De hecho son muchos los pacientes que se han pasado del manual al eléctrico. Entonces, ¿Cuál es la mejor opción para mi sonrisa?

¿Cepillo manual vs. eléctrico: cuál necesito?

Tanto el cepillo manual como el eléctrico tienen sus pros y contras:

Cepillo manual

La principal ventaja del cevpillo manual es que es más económico y fácil de transportar, ya que no necesita recarga. Además permite un mayor control de los movimientos durante el cepillado, que dependen de nosotros. No obstante, esto requiere una buena técnica de cepillado si queremos eliminar el máximo de bacterias posible. Además diversos estudios han demostrado que el cepillo manual elimina menos cantidad de placa bacteriana que el eléctrico.

Cepillo eléctrico

Además de eliminar más cantidad de bacterias, el cepillo eléctrico realiza movimientos de forma autónoma. Esto es clave en pacientes con problemas de movilidad o en niños que están aprendiendo a cepillarse. Además muchos cepillos eléctricos incorporan temporizadores y diferentes movimientos, para garantizar una higiene completa. ayuda a combatir la formación de sarro en espacios entre dientes. No obstante el cepillo eléctrico suele tener un mayor coste y tiene que recargarse con frecuencia.

Entonces, ¿Cuál es mejor? Se recomienda el cepillo eléctrico en caso de no dominar una técnica determinada de cepillado, ya que elimina más cantidad de placa bacteriana. Además los expertos coinciden en que el mejor cepillado es aquel con el que el paciente se sienta más cómodo. Por tanto ambos tipos de cepillo son perfectamente válidos para una buena limpieza bucal. De hecho tanto el cepillo manual como el eléctrico tienden al desgaste con el tiempo, y deben reponerse cada tres meses aproximadamente. Si los filamentos del cabezal están muy abiertos, es señal de que toca renovarlos.

Por otro lado es fundamental completar el cepillado con otras técnicas, ya que los filamentos del cepillo no consiguen alcanzar con eficacia los espacios más difíciles de la cavidad bucodental. Hablamos de espacios interdentales, la línea de las encías… La seda dental o el colutorio son los complementos estrella del cepillado para mantener una sonrisa sana, bonita y radiante cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *