Beneficios del flúor para tu sonrisa

El flúor es un aliado clave para prevenir patologías como la caries dental. ¿Qué beneficios aporta a mis dientes y encías? El uso de este mineral desde la infancia es clave para mantener una sonrisa sana durante mucho tiempo.

El flúor es un mineral que se forma parte de las rocas, el suelo vegetal y mineral, e incluso se encuentra en algunos alimentos. Este mineral se suele introducir en la infancia mediante los enjuagues bucales, que además ayudan a mantener un aliento más fresco. Con el tiempo, muchos pacientes abandonan el uso del flúor, pero en realidad es clave para mantener una sonrisa más sana.  

¿Qué beneficios aporta el flúor a la salud bucodental?

Incorporar este mineral a la rutina de higiene bucodental puede ser el cambio definitivo para lucir unos dientes y encías más sanos. Estos son los principales beneficios del flúor: ya que genera diversos beneficios para nuestros dientes y encías:

  • Protege dientes y encías. Este mineral mantiene el esmalte protegido de la placa bacteriana porque forma una sustancia llamada fluoruro de calcio. De hecho ayuda a reponer los niveles de calcio y fósforo de las piezas dentales.
  • Remineraliza el esmalte. Mediante sus propiedades permite la remineralización del diente, lo fortalece y lo hace más resistente a la erosión dental. De este modo protege el esmalte de los ácidos que provocan el desarrollo de caries.
  • Es antibacteriano. La placa bacteriana puede llegar a destruir la pieza dental. Pero diversos estudios han demostrado que el flúor, en cantidades correctas, inhibe el metabolismo de la placa y retrasa su acción sobre el esmalte.

Además de la caries, el flúor ayuda a prevenir complicaciones bucodentales como la sensibilidad dental, la recesión gingival y la erosión dental. Pero hay que tener en cuenta que el flúor por sí solo no elimina todos los restos de biofilm oral o placa bacteriana entre dientes y encías. Para conseguir una sonrisa radiante conviene cepillarse los dientes después de cada comida con pasta fluorada o bien usar un colutorio que contenga flúor.

Pero cuidado: es importante moderar las cantidades de flúor, ya que en exceso puede ser perjudicial para los dientes y las encías. El exceso de este mineral provoca el desarrollo de fluorosis, que genera manchas en la superficie de los dientes. La fluorosis afecta la imagen de la sonrisa y puede causar complejos al sonreír, aunque en la mayoría de casos se elimina fácilmente con una limpieza dental profesional. En las cantidades correctas, el flúor es el aliado clave para lucir unos dientes y encías sanos y radiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *